Manualidades con Castañas.


31 octubre 0 - Niños -
  • 0

Nos encontramos en la estación del otoño, donde los árboles cambian de color y las hojas van cayendo lentamente. Una estación que permite ir en familia a pasear y observar el cambio de la estación, donde los niños pueden explorar,experimentar, tocar,oler,oír.

En esta estación nos encontramos el fruto ” la castaña” que mejor manera de ir todos en familia a ver las castañas,como se recogen y probarlas todos juntos, no solo sirven para explorarlas y comerlas, con ellas también podemos jugar y hacer divertidas manualidades.

A continuación encontráis un pequeño cuento que se puede leer para introducirlos en las castañas y  en cualquier actividad con ellas.

 

“DOÑA CASTAÑA PILONGA” 

Había una vez, una castaña que había pasado todo el verano al sol, y ahora, cuando llega el otoño, ya estaba gordita y lista para comer. Se llamaba Doña Castaña Pilonga. Casi todas sus vecinas, las otras castañas del mismo árbol, ya han caído al suelo.
El viento es ahora muy fuerte, ha comenzado a hacer más frío y, las pobres castañas, han terminado cayendo al suelo.
Al pie del árbol, junto con las castañas caídas, hay una gran alfombra de hojas de todos los colores, y el viento juega con ellas formando remolinos.
De pronto comienza a llover y los animalitos corren y corren para refugiarse debajo de las hojas y así utilizarlas como si fueran paraguas.
Nuestra amiga, Doña Castaña Pilonga, que está viendo lo que pasa, se agarra cada vez con más fuerza a su rama. Cerca de ella vuelan nerviosos los pajarillos, que preparan su viaje hacia países de menos frío; y con cada revoloteo de las aves, peligra aún más el débil equilibrio de Doña Castaña Pilonga, que muy asustada, y al límite de sus fuerzas, ya se imagina apretujada con otras castañas en un cucurucho, a punto de ser devorada por un niño regordete.
– ¡No, esto no puede ser!- grita Doña Castaña Pilonga.
Pero como llevaba mucho tiempo en el árbol, y aquel día el aire era muy fuerte, cada vez tenía menos fuerza para agarrarse, hasta que cayó al suelo. Esa misma tarde, un niño-explorador que paseaba por el campo se acercó hasta el árbol del que había caído Doña Castaña Pilonga y se sentó a mirar las hojas secas. De repente, al encontrar, a
nuestra amiga dijo:
– ¡Es la castaña más grande y bonita que he visto nunca!
Y con ella en la mano se imaginó cómo estaría si la pintase de colores.
Así que decidió llevársela a casa y después de merendar, comenzó a pintarla con los colores que había visto en el bosque; naranja, rojo,amarillo, marrón…
Cuando la terminó, se la enseñó a su madre y la colocó en su habitación junto a su colección de cosas que encontraba explorando
para poderla mirar y recordar sus divertidas excursiones al campo.
Y colorín colorado, este otoñal cuento se ha acabado.

 

Después de ir explorar la estación del otoño y a ver recogido castañas, se puede realizar estas actividades sencillas con ayuda de los adultos.

Orugas: para llevar a cabo la realización se necesita castañas, lana, palillos, pintura de dedos,ojos y una aguja.

Para realizar la actividad un adulto unirá las castañas con la lana para formar el cuerpo. A continuación el niño las pintara como mas le guste, poniendo los ojos y los palillos de cuernos.

oruga con castañas

Araña: se necesita castañas,ojos,limpia pipas y cola blanca. Así poder realizar una divertida araña.

DIY con #castañas #chestnuts

 

Muñecos: para realizar esta actividad se necesita ayuda de un adulto para introducir los palillos y unir las castañas. Los materiales son:castañas,ojos,moldes de magdalenas, lanas, pintura de dedos y palillos.

Se unen las castañas con palillos para tener la cabeza y el cuerpo, se le coloca los ojos, se le decora el pelo con lana, la falda con un molde de magdalena y ya tendremos nuestra bailarina.

Kastanje knutsel

 




Noelia

Noelia

Técnico superior en Educación Infantil. Monitora de Ocio y Tiempo Libre.
  • 0





Los autores del mes


redactores banner

Top 10 de las más leídas

    Archivos

admin