Consecuencias del sedentarismo.


7 marzo 0 - Interior Sala, Salud -

Entendemos el sedentarismo como un estilo de vida carente de movimiento o de actividad física. Más concretamente, la Organización Mundial de la Salud define como inactivas a aquellas personas que realizan menos de 90 minutos de actividad física semanal.

La inactividad física o falta de ejercicio se considera uno de los mayores factores de riesgo en el desarrollo de la enfermedad cardiaca e incluso se ha establecido una relación directa entre el estilo de vida sedentario y la mortalidad cardiovascular. Una persona sedentaria tiene más riesgo de sufrir arterioresclerosis, hipertensión y enfermedades respiratorias.

El ser humano tiene un organismo creado para moverse y hacer ejercicios diariamente. El no hacer ningún tipo de movimiento conlleva a sufrir enfermedades. Por ello olvídate del sedentarismo con estas rutinas fitness, que aunque progresivas te ayudarán a estar en forma.

Resultado de imagen de sedentarismo
Que le ocurre a tu organismo si dejas de hacer deporte:

  • Lo primero que se resiente es el V02máx, consumo máximo de oxígeno que podemos tomar y utilizar en un minuto.
  • A partir de los 30 días, se produce una disminución del volumen muscular de entre 1 y 5%.
  • La falta de tono muscular favorece la acumulación de grasa.
  • Un corredor podría perder un 30% su capacidad aeróbica tras tres meses de inactividad.

Además una investigación reciente ha concluido que un estilo de vida sedentario se relaciona directamente con el deterioro de las fibras nerviosas cerebrales, lo que puede generar declive cognitivo y pérdida de memoria, dos síntomas característicos de la demencia.

Para evitar esto la clave está en modificar los hábitos sedentarios de vida y ocio y transformarlos de forma que se incremente nuestro nivel de actividad física y deporte. En el caso de los adultos sedentarios que llevan mucho tiempo sin hacer ningún tipo de ejercicio es conveniente que consulten a su médico: tan peligroso es para la salud no hacer nada de deporte como, en esa situación, lanzarse a un ejercicio exhaustivo y desmedido de forma aislada.

Con el ejercicio físico se realiza la puesta a punto de nuestro cuerpo, se expulsan las impurezas y toxinas a través del sudor, mejoras la circulación y el corazón, movilizas las grasas, quemas azúcar, oxigenas tus células (tanto de los músculos como de las neuronas del cerebro) y generas endorfinas que te permiten alcanzar la felicidad. En definitiva: la práctica de ejercicio te hace sentir bien.

Evitar estos riesgos es sencillo. Tan solo tenemos que comenzar a practicar actividad física, acorde con nuestras capacidades. Las mejorías se experimentan tanto en el cuerpo como en la mente.




Bruno Corral Lorenzo

Bruno Corral Lorenzo

Técnico en Animación Deportiva, Diplomado en E.F, Licenciado en E.F, Máster en Gestión Empresarial del Deporte
  • 938






redactores banner

    Archivos

admin